argantonio

Asomada al mar

Era pobre pero aún era todo un imperio,

cuando tramitábas en las aduanas.

ÉL se ponía delante de un mapa muy serio,

mostrándote las colonias tan lejanas.

 

Yo vi al soldado en peregrinación,

caminar descalzo hasta el santuario,

la familia feliz por su salvación,

ya que volvía vivo y no bajo sudario.

 

Portugal no es hija ni tampoco hermana,

Portugal es un buen vecino

Siempre contemplando el mar.

 

Prometedor cual sol de la mañana,

compartiendo el mismo sino,

y el claro habla con su dulce falár.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.