raya-y-punto.

Dolor puntuado

Escozor del jamás sujetándonos
Las muñecas como grilletes de otras libertades
Repitencias en los calendarios y en los relojes tembolorosos
Disgregación de multitud al caer la primera piedra
Borrón de un número en las fórmulas de la perfecta fortuna
Rellenar con cinismo la almohada el fusil la perpetuidad
Una métrica tan descontrolada como el látigo de una severa nodriza

Tanto dolor puntuándose en nuestra carne conjugada.

 

 

 

-raya y punto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.