ADANS BECMAN

LA SOMBRA DE LA ENCINA. 2ª Parte.

La sombra de la encina

es el amor de una madre buena

nos protéje, nos cobija bajo su sombra

nos da su sabia, nos da su sangre

si el hijo la necesita, y se quita

el pan de su boca, mientras ella

pasa hambre,nos da la vida

nos pare, a la sombra de la encina

si el hijo se va, , lo espera

y sufre y calla en silencio

pero llora cuando nadie la ve

si lo ve regresar cae de rodillas

dándole gracias a Dios

y lo cuida y lo mima

de la mañana a la tarde, le busca

un sitio, donde no le de ni el aire

y si envejece, y sus hojas caen

no te des prisa en barrérlas

aun pueden calentárte

nos protege del peligro, de las fieras

que nos acechan en esta vida

nos arropa si hace frío

nos refresca si hace calor

y si por culpa de los años

se seca, no hagas leña

llórala a díario y recuérdala

aunque pasen mil años..

Junto a su tronco envejecido

yo me pongo a meditar

como la sombra que da una madre

solo una encina la puede dar,

y sus raíces son profundas

para toda la Eternidad..

Y cuando se vaya, etiérrala

a la sombra de la encina...

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.