ADANS BECMAN

TRENZANDO COLORES LAVIDA SE PASA.

Trenzándo colores, la vida se pasa

es algo serio, no es guasa

no es lo mismo trigo que centeno

ay, calle de mis sueños

donde dormía tranquilo

sin madrugar los domíngos

puerta de los cultidóres de pieles

con olores rancios a pellejos

pasa un " serón " de melones

la sierra quieta me mira

con ojos grandes de mochuelo

inalcanzables metales suenan

en la casa del herrero

ay, calle "De los Granados "

cuantas veces de niño, al pasar

en las piedras he tropezado...

Y aquellas largas permanencias

son hoy, eternas vivencias

la memoria es rutina

hay que encender candiles

para saber por donde camina

camina el agua hacia el molino

para columpiarse en la rueda

y hacer añicos el trigo, en la piedra

el molino rodeado de zarzas y espinos

cantan al compás, los grillos y el agua

los helechos duermen, la tarde descansa

un sombrero de paja

baja el sol del estío, abrasa

pasan las ovejas, los cencerros cantan

los pastores con  boina y un pañuelo de flores

con camisón negro, pantalón de pana

y un hermoso perro...

A lo lejos, se oyen campanas

de la iglesia del pueblo

huéle a romero, el cielo se empaña

con multitud de borregos de algosdón

yo me voy a mi colchón

un, hasta mañana si Dios quiere

borrón y cuenta nueva...

 

 

 

 

Comentarios1

  • mario mena mena

    Muy hermosa descripciĆ³n, desde donde estabas sentado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.