poetalibre

HUELLA TATUADA

_ Esta tarde he pedido al cielo,
que dorado y sereno el sol, no me hiera;
que la brisa no arrecie en mis labios,
sea hoy el levante calmado mi amigo
como palabras en la boca del sabio.


_ Esta tarde, me he desprendido de abalorios,
de las costuras mordaces, ¡despojos!
de las tintas, del perfume y hasta del efluvio,
para que sean los átomos del viento
gotas de nada en diluvio.


_ Esta tarde, he implorado al espejo
para que sea su reflejo, ¡la vida misma!
que me nazcan como orugas las arrugas,
que me dibujen el mapa del tiempo
sin tintas ni colores, sin letras oscuras.


_ Esta tarde, desnudo por dentro y en silencio,
he contado una a una las cicatrices,
adornos de la locura que procura vivir,
las floto con el fervor del recuerdo
pero ellas indisolubles, no se quieren ir.


_ Más ¡déjalas! me grité ya sin mesura,
son lirios marcados por el tiempo;
Yo, ya no necesito eternos tatuajes,
que son de mi templo mi cuerpo,
las huellas de que hice un viaje...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.