José Roberto Vásquez

MURMURO

 

Alguien inevitablemente estará aniquilando el  amor y el desamor.

Como podría  prescindir del dolor que madura la vida y malluga  el camino.

Alguien se estará mordiendo los labios por amor, engullendo suspiros negros.

Corrientes de lava fría que un día quizá fue ardiente como erupción de un volcán muy  tenaz.

 

Llegará a ser menos prisionero y en manos de la oportunidad se hundirá más profundo.

Los trozos malolientes del amor ira dejando en el camino, asesinados con dolor.

Ahora la cólera parece hermosa, parece que esa muerte está justificada aun así lleve la culpa.

Maravilla traviesa que va juagando y jugando  siempre jugando, algo de pedagógico tiene.

 

Y solo será un paradigma, trampolín para un enigma del renacimiento incrédulo.

Hoy si habrá margen, seguro que sí, se ve venir bonito aunque piquen las pulgas, ceguera.

Palidece hasta la pared espacial, pero yo la veo oscura elegante vestida de ajonjolí

Cuando anochece, desconfiada la oscuridad, una forma en flor  me visita, es tu recuerdo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.