Dylan Smith

Disruptivo

I

Esta vez es la fuerza de

la  hoja, la piedra, la flor

moviendo hilos  tiesos 

detrás  de aquellos que nos mueven.

Riendo tanto como quien llora mucho

se entraman en un mismo capítulo

sueños y sed.

Sueños como de quien escala el viento 

sed de quien se siente de vuelta

ya  la mente suspendida  

a veces es necesario no saber

y en ese misterio

el silencio lo dirá por nosotros.

 

II

Y tu ahora

te asomas a estos contornos

embriagando los límites

dejando atrás lo crujiente en tono seco.

Si acaso despiertes al alba somnolienta

aprieta contra el pecho la despedida que aun no es

y goza  la conciencia de no tener conciencia

de que cuando llegue la sonrisa ultima

volveremos a ser mundo

ya  íntimos, anónimos y nuestro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.