El Mochuelo de Minerva

Tentación

Dame un beso a quemarropa

Que me reviva los labios

y apasionados jugamos

a tentarnos otra vez

Luego al quitarte la ropa

acariciar tus encantos,

desordenar tu regazo

y poner tu mundo al revés.

 

Con paciencia cautelosa

desesperar tu lujuria

pidiendo del agua pura,

que quieres saciar tu sed.

En esta noche fogosa

sobre nosotros la luna,

danzando bajo la bruma

Uniremos nuestro ser.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.