Andres Kirk

Un poema y dos cigarros

Siempre que me prendo el primer cigarro

lo hago para navegar dentro de mi mente

y substituir mi conciencia por la de un demente

y me contengo la vida y la muerte, 

mas vale esto que suerte

mas vale tú primer mirar que perderte

 

Siempre que me prendo el segundo cigarro

tengo la suerte de imaginarte a mi lado

aunque misteriosamente ya me has pasado

no por tierra ni por mar,

 sino por un simple recordar

no por aire ni cualquier elemento, 

sino por un triste sentimiento

 

Siempre que termino de escribir o de fumar, 

que más da, es igual

te siento dentro de mi y te veo por motivos que un día sentí

y la verdad es que la verdad nunca fue,

 un ligero sueño es lo que pase

uno al que no se si volver,

 uno al que no se si perder

y si es que te llego a compadecer, 

analiza, esta aventura fue de ayer

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.