César Pérez

¿Y el corazón?

Que lindo es deshojarte

en las mañanas,

consumirme en tu aliento,

eres el bebé ave entre mis ramas,

mariposa monarca hacia mi pueblo,

y el sol mojandote los labios

entibiandolos para el siguiente beso.

Tu amor es un pájaro sin alas

se las cortó el amor con que te quiero.

Pero, no llores,

no es necesario volar para ir al cielo.

Te quiero niña,

te quiero bebé alba, bebé sueño,

bebe de lo poco que me queda,

pues te quiero con el amor que ya no tengo,

te lo llevaste en una luna llena,

quizá metida en tus zapatos nuevos,

y ese ruido que crees de tu tacón,

mi corazón.

que desde hace tiempo lo traigo por los suelos.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.