carlos belmont

rincones de amor

Recuerdo el crujir suave de hojarasca,

Que en otoños preñados de gerbera

Rodeaba nuestros cuerpos cual caspa;

Poco a poco tornase primavera.

 

Recuerdo el dulce aroma del ambiente

Cuando me amabas en cada rincón,

No importa cosa que no esté presente;

El amor bailando nuestra canción.  

 

No tuvimos casa, cocina o cama

Solo tuvimos rincones de amor,

De cinco en cinco minutos de fama

Nuestra vida entera la hicimos flor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.