Glomo

Escupitajo, muerte y haiku cuerdo.

                                   Un niño llora, el árbol suena,

                                   fuma el anciano 

                                   soñando la muerte de las hojas.

 

                                  Un escupitajo tiene dueño 

                                  cuando mira su marca 

                                  en el suelo,

                                  una mujer 

                                  tiene marido cuando

                                  la cama y la colcha quedan

                                  revueltas.

 

                                 En esto... escupitajo y viejo,

                                 tabaco y suelo,

                                 nunca han sido haiku cuerdo. 

 

                                Todo ha sido un engaño o un hueco,

                                el otoño mata las hojas

                                que al caer le dan un vuelco,

                                 el esparadrapo de su herida 

                                 es por un amor verdadero,

                                 el escupitajo le da asco,

                                 como la marca en el suelo,

                                 le recuerda su dolor grabado 

                                 en su pecho,

                                 el otoño no mata las hojas,

                                 deja caer el esparadrapo,

                                 pues siempre hay un espejo 

                                 disponible,

                                 aunque sea en el suelo. 

                                  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.