argantonio

El niño soñador

En la fantasía de un niño

Todos los ríos son iguales,

más que de amor sabe de cariño,

y los ríos son tan sensibles como animales.

 

Asombroso es que en estas aguas tranquilas,

escondidas entre las adélfas y el romero,

después de caminar por el sinuoso sendero,

te sorprendan con brillo plateado las anguilas.

 

El niño soñador inventa paisajes,

un montón de arena es un desierto,

y la hierba tras la lluvia es una selva.

 

El niño explorador inventa viajes,

fantásticos que le parecen ciertos,

cuando sea viejo, ojalá a ellos vuelva.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.