salvador_planas

Flamenco

Una fría nostalgia aparece, 

una dócil ternura me acecha, 

el clamor consume mi alma,  y una 

escondida sensibilidad se muestra. 

 

El íntimo canto compadece,

una lágrima brinca de pasión,

un débil rasgueo me perfora, 

y mi reprimido llanto se derrumba. 

 

El guitarra se luce conmovido, 

el canto cesa airoso, la estrofa 

cúspide vuelve a derrumbarme,

y todos aplaudimos enardecidos. 

 

Comentarios1

  • Ross4

    Un concierto de sentimientos encontrados!

    Buen poema.
    Saludos,
    Ross



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.