El Pescador

Tus ojos, tu ventana...

Abdicó el aroma del jazmín de noche

y  el reloj desojaba en segundos la margarita.

Cobrizos, los primeros destellos

de humores a caoba…

 

Incesantes los pájaros

relataron instantes en las azules ramas…

- cantíos de aletear presuroso –

Oh! tus párpados juntos

surco de oscuridad infinita…

dos luminosos faros que atesoran los segundos

evocadores de las doradas playas…

amanecer amado de tus ojos...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.