Pensamiento.

LAS CRÍTICAS DE DALÍ Y BUÑUEL AL "ROMANCERO GITANO" DE LORCA. Cont.

 

Continuación al tema de ayer.

Así terminaba:

 

¿Es este quizá el momento en que ambos amigos se

distancian de manera natural ante la divergencia total

de sus visiones del mundo?

 

Y continúa así:

 

Fuera o no, lo cierto es que García Lorca recoge la crítica

de un modo tremendamente inteligente, cuando aprecia

la distancia de criterios. Inmediatamente busca la opinión

de su amigo Gasch: "Ayer me escribió una carta muy larga

Dalí sobre mi libro (¿lo has recibido ya? Yo te lo mandé

hace días). Carta aguda y arbitraria que plantea un pleito

poético interesante...

 

"A pesar de todo, a mí ya no me interesa nada o casi nada.

Se me ha muerto en las manos de la manera más tierna.

Mi poesía tiende ahora otro vuelo más agudo todavía. Me

parece que un vuelo personal."

 

Federico intuye claramente que el camino profundamente

crítico con la sociedad de su época y con la estética del

diminutivo, iniciado en el Romancero no goza de las simpatías

de sus nuevas amistades. Y sufre por ello, de ahí que decida

introvertir su mundo poético. Y si en su anterior etapa se

mostró tremendamente valiente con el juicio a la brutalidad

represora, que más tarde le costara la vida; no puede

soportar la idea de que sus amigos no compartan los mismos

objetivos. Así que La nadadora sumergida representa el

cambio de orientación hacia un estilo imitado que oculta su

propio ser, como muchos de sus poemas amorosos habían

ocultado ya sus inclinaciones afectivas.

 

Una vez traicionada la amistad con García Lorca, Dalí vuelve

sus ojos hacia Buñuel, quien disfruta en París de un mundo

más atractivo para el ambicioso pintor. Tampoco a Buñuel le

ha gustado el libro de Federico, pero los prejuicios del cineasta

tienen más que ver con el extraño mundo femenino que inquieta

el espíritu de Federico, que con la humanidad del poeta. No duda

en afirmar que lo prefiere "a Alberti, que está tocando los límites

del absurdo lírico" y admira en Federico la tremenda capacidad

creativa.

 

.

Continuará

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.