César Pérez

Silencio

De la arquitectura de tu cuerpo

me enamoré y en silencio te adoraba,

mas no dejé salir ningún te quiero,

siempre en silencio fueron mis plegarias.

Era el celaje de un amor eterno,

mas mis abrojos nadie los sabia,

solo el poema que, escrito en el viento,

sediento de palabras, se moría.

Hoy las melancolías resbalan de mis ojos,

tiemblo en cada gota que derramo,

duele, mas mi silencio se volvió loco

y después de morir dijo Te amo.

 

 

Comentarios1

  • Arnoldo Bermúdez

    Muy buen poema!
    Esta parte es excepcional: "solo el poema que, escrito en el viento, sediento de palabras, se moría"

    • César Pérez

      Gracias Arnoldo Bermúdez, Saludos¡¡



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.