Nicolás Blanco

Paranoia


Atrapada se siente mi alma,
por mi piel que no la deja brillar,
entumecido esta mi cuerpo,
y mi mente solo quiere escapar.
Sus miradas me persiguen,
y sus risas no dejo de escuchar.
Oh! Embriagadora paranoia,
vete de mi ya!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.