BudaPanda

Dulzura Antitristeza

Me basta que me oigas

y que mis ojos crean,

que te escuché en la lluvia,

ternura en la tormenta,

que vengas cada abril,

recuerdos que no mueran,

Me basta imaginarte

dulzura antitristeza…

Que me traigas gaviotas

y volemos sin pereza,

hacia la mar en calma,

orillas de belleza

y bailemos con los peces

aquella danza eterna.

Vayamos de la mano

fugaces en la arena..

Una arena tibia

Destino de tus huellas

y acaso

algun Serrat,

tu voz en primavera.

Que vengas,

Si, que vengas…

Que vuelvas a ser tierra,

Que siembres en mi mente

Mil sueños y quimeras

Y un dia te me quedes,

como la vez primera,

y escuches ya mi voz

en forma de poemas

y sepas de estas letras,

mis cantos, mis fonemas

y no quieras regresar

al llanto ni a la niebla.

Que sigas siendo el pan

mi trigo, mi colmena

que seas mi resguardo

mi grito,

mi alma entera.

Anhelo tu presencia,

tus manos, tu certeza…

Tus ojos,l uz intensa.

Tu voz que ahora me queda,

Madre querida, eterna.

 

Dejaste mi alma  tibia

el día de la prueba,

del llanto mas febril

y de la ausencia eterna.

Ya sabes por ti espero

En este abril que enferma.

Que obliga a recordarte…

dos décadas de ausencia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.