José Cascales Muñoz

La Rosa de la Alhambra

 

Por la cuesta de Gomérez camina una hermosa mujer con las luces del alba para vender sus claveles y rosas a las visitas de la Alhambra.

 

Una rosa del canasto en los setos se posó,  un visitante que regresaba de ver tal maravilla, en el seto vio la rosa y cogiéndola con suavidad en el ojal de su solapa con esmero la guardo.

 

Cuando llego a su tierra la rosa prendió sus raíces llegando a su corazón, desde aquel momento la rosa de la Alhambra  y el hombre que la cogió se unieron los dos, floreciendo un bello amor.

 

Foto de Víctor Manuel Moreno Viñas

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
28 de Febrero 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.