Raul Gonzaga

A pesar de su traición



La contemplé en lontananza,
Esa preciosa princesa,
¡Cuán aumentó su belleza!
Mas se murió mi esperanza;

Se alejó con desconfianza,
Con tan ligera presteza,
Que me invadió la tristeza
Y me hirió con letal lanza;

Sin dudar, quise arrancarla
De mi herido corazón,
Mas no hice más que extrañarla

Y sufrir cruel decepción:
Mi condena es adorarla
A pesar de su traición…

Comentarios2

  • Raul Gonzaga

    La quise, la quiero y la querré para siempre...

  • Fabio Asis

    Un remate genial, un final exquisito... el sentimiento se siente.... así de simple.... me gustó leerlo, felicitaciones! saludo cordial.

    • Raul Gonzaga

      Fabio Asis, que forma tan genial de analizar esta locura; gracias querido amigo; saludos y un fuerte abrazo fraternal...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.