Lord VanVle

Bendito sea

 

Bendito sea el viento que rodeó tus suspiros,

los envolvió en deseos y los llevó a la luna,

de allí se desprendió una estrella fugaz que se impregnó en tu sonrisa,

por eso cada vez que te veo mi único deseo es que nunca dejes de sonreír...

 

Bendito sea el Señor, Rey y Creador

que tuvo la fascinante idea de ponerte aquí y ahora,

 fresca como el alba y hermosa como el ocaso...

 

Lord VanVle



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.