Glomo

El visitante

                     El visitante detuvo su recorrido en la

                     cómoda de su habitación. Albergaba

                     incertidumbres, cajones no del todo 

                     bien cerrados y algún tirador inexistente 

                     hacía imposible la tarea del equilibrio a

                    la hora de elegir la ropa interior. 

 

                    El visitante no reparaba en lo insustancial:

                    el estilo o tipo de decoración. Sus ojos

                    escudriñaban con pasión el mobiliario,

                    todo segunda mano, todo reciclado. 

 

                     Ya sabía varias cosas de ella: pintaba, 

                      sobretodo abstracto, le gustaba el

                      mundo infantil, las paredes atestaban

                      dibujos de sus hijos, dos niño y niña,

                      y era melancólica, tenía ese apego por

                      las cosas usadas y por su forma de hablar,

                      por la vida que desgasta. 

 

                       En este amor por lo desgastado, quería 

                       el visitante irrumpir con lo suyo, pero 

                       no sabía cómo hacerlo, o más bien, cuando,

                       el marido estaba siempre cerca y siempre 

                       al acecho. Pero el visitante llevaba mucho tiempo 

                      sintiendo algo más que atracción por ella,

                      si la libertad tiene una forma esa era la manera

                      en que él se reía con ella y pese a la felicidad 

                      matrimonial manifiesta, había claramente una

                      viceversa. 

 

                       No cabía la menor duda de la pasión imaginada

                       por ambos y él intuía que la tristeza ganaría la 

                        partida: Esta cómoda es como la de mi abuela,

                        también era de mi abuela, tenía hasta los mismos 

                        tiradores, yo no encontré los que faltan y por eso

                       la he dejado tal cual la ves, me encanta y me 

                       recuerdas a ella, ¿ah sí?, sí también me encantaría 

                       descubrir lo que llevas dentro, ¿a qué te refieres?,

                       escondes mucha vida y mucho misterio, lo 

                       percibí rápido en tu mirada, eres muy perspicaz,

                      solo soy un hombre que no deja escapar la

                      oportunidad, ¿de qué?, de visitar el cielo, 

                     ¿aunque después te lleve al infierno?, no hay

                     otra manera de visitarlo que con riesgo, ahora

                     entiendo porque te llaman el visitante y toma

                    mi número de teléfono. 

              

                   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.