Góras

Preguntando a Atenea

¿En qué piensas - ¡oh! -
gloriosísima tritogenia Atenea ante lo inevitable de nosotros los mortales?

 

 

¡Regalame una respuesta diosa ojos de lechuza y hermosa cabellera,

porque el sueño no puedo colmar de pensar que algún día las Moiras 

dejaran de hilar mi carrete, y nunca más podré preguntar..!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.