ErC

El aroma de tu alma.

Muero al no ver tu figura haya a lo lejos,
se extingue mi alma a no tener tus besos,
expira mi ser por la falta de tu compañía.

Vuelve el elixir de la vida al ver tu sonrisa,
regresa el alma en su forma más completa
en el encuentro de tus maravillosos labios,
el alboroto del ser en su esplendoroso frenesí
se deleita con el amor que brota de tu corazón.

No hay días tristes ni flores marchitas,
las estaciones brincan el invierno
ahora que vives en mis aristas.

Recuerdo aquellos días sin luna,
paseos sin la dulce mirada de las estrellas,
vacíos infinitamente negros,
perdiendo mi tiempo en agujeros negros,
donde no había retratos con tu rostro,
donde desaparecía el mundo en mi llanto.

Hoy todo es distinto al compartir mi vida,
sentir explosiones cósmicas en la barriga,
deshacer tus labios en mis besos infinitos,
descubriendo el universo en tu ojos amorosos,
cubriendo tus heridas con las cicatrices del alba,
cosiendo mis llagas con el aroma de tu alma.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.