Alberto Escobar

Pigmalión

 

 

Lo Perfecto es Enemigo de lo Bueno.

                                                Voltaire.

 

 

Insiste mi pluma labrando diosas.
Mi escoplo de tinta Galateas sueña
que me calienten con ardiente leña,
que destilen las pócimas preciosas.
Mujeres ufanas, las más hermosas.
Fuente de placer de mis ojos dueña.
¡Te Pido Afrodita, de tez trigueña,
que decores este jardín de rosas
que se marchita lento a cada paso!

Pigmalión cansado de cincelar
sin hallar la piedra filosofal,
bajo las estrellas dormir al raso,
sin con la mujer de mis sueños dar,
Ignoro la fórmula magistral.

Sigo el rastro animal
de una hembra llamada inspiración.
Ojalá me embriague con su canción.

Escribir es un tambalear contínuo,
es un nunca encontrar la palabra,
es buscar en un odre agujereado
el elixir de la magia, que solo existe
en la mente del iluso, del pigmalión
que insiste en una búsqueda que ya
ha encontrado.

El oro que buscamos en la corriente
de los arroyos lo ganamos pepita a
pepita cada vez que nos lanzamos 
al papel en blanco.

De noche aguardo palomas bravías
que crucen mi ventana para nutrir
mi afán de volar a lo inexistente.


Lo que existe está ya escrito.

Comentarios4

  • Amalia Lateano

    Albertín: es muy bueno. Te felicito.

    Un beso
    Amalia

  • Alexandra L.

    Placer de lectura, Alberto.

    Saludos, feliz noche, Alex.

  • anbel

    Me ha encantado. Un abrazo

  • Alberto Escobar

    Gracias a las tres chicas de oro: Amalia, Alex y Anbel por vuestra compañía y cariño. Besos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.