emiliodom

OCASIÓN

  En determinados momentos, resulta grato contemplar, como se escapa el tiempo por entre las pestañas de la noche... Es bueno resignarse, si al contemplar las manos,vemos que están vacías de tanto dispensar caricias... ¡Ya no queda apenas música, para componer melodías dirigidas al atrevido e intrépido futuro!!. En ocasiones, nuestros ojos, no sirven para contemplar algunos gestos enmascarados, ni para divisar caminos que se pierden en el horizonte. En algunos lugares, la tierra se transforma en cemento gris, al tener que soportar tantas voces calladas, y las sonrisas revestidas de máscaras de carnaval.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.