Erika Mendoza

EL OLOR DE NUESTRO AMOR

Y de poco a poco fuimos llenando todo de vivencias...

 

Plasmamos el olor de nuestro amor en cada rincón de la ciudad,

nuestras risas quedaron grabadas en cada carretera,

Todo fue testigo mudo de cuanto nos amábamos,

el sol, la luna, los árboles, el mar,

todos pueden dar testimonio de lo que tu y yo vivimos,

de todo aquello que nos dijimos, lo que nos juramos

y hasta de como exhalábamos amor.

 

El olor de nuestro amor quedó en el aire,

el aire que penetra nuestros pulmones,

que nos llega al cerebro y nos hace latir el corazón.

 

El olor de nuestro amor quedó por todas partes

pero en ninguna quedamos tu y yo,

Hoy todo es recuerdo, recuerdo que hiere, que no deja vivir,

recuerdo que mata porque no estás, porque no estoy,

porque no me he ido, porque tampoco te has ido.

 

El olor de nuestro amor es lo único que queda vivo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.