Rayo Yording

Rima III

De ésta mañana religiosa

nublada de amor y querer,

nace la querida blanca rosa

bañada de oro, gracia y fe.

 

De éste sagrado río fluye

la mies más pomposa,

los latidos que al corazón le huye

a encontrar la sonrisa amorosa.

 

Que de treguas el amor no atribuye,

mas de amor la razón y la mente sabe,

que encarcela el alma que rehuye,

cuando amar todo el mundo cabe.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.