César Enrique Villatoro Liévano

AHORA SÓLO MUERO.

El último rocío de amor,

reposaba en la rosa,

evaporo el sol la esencia

y se extinguieron las mariposas.

Yacen en cenizas tus recuerdos,

mientras las heridas arden.

Se quedó sin sístole el diástole,

ahora sólo muero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.