Bruno Gatica

Silencio.

Silencio que acecha a este anochecer, tan solo el sonido del viento en esta soledad, mis latidos ya pararon y estas  lágrimas que brotan  de mis ojos ya se van secando.

Porque aún están los recuerdos en mi mente, el de este amor que termino, soy este poeta  vacío.

El que muchas veces pronuncia  tu nombre.

Ese, que ahora es la  tortura de mi corazón.

La luna se esconde porque los versos  que compusimos de nada han servido.

Sólo queda este  mendigo, este que vaga por este camino sin salida, buscando olvidar los recuerdos que me hacen mal, porque he de borrar de mi mente este mar de recuerdos.

Se despide este poeta que esta herido y no haya la cura para su corazón.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.