Eikasia

M

Se cayó y se perdió
mi niñez
mientras corria desesperadamente buscando solución al único concepto que escuchaba por ese entonces:
"Lo que sos está mal"
"lo que sentís está mal"
"todo lo que podrías llegar a pensar o decir va a estar mal"
Adolescente
de lucha constante
contra mil emociones nuevas
contra un yo que no conocia, me aterraba, mutaba sin pauta alguna entre diminuto desvalido y gigante come mundos. Un yo que me transformó en guerrero, un guerrero que en ese entonces se escudaba y agitaba su espada contra los alaridos ajenos:
"Lo que sentis como lo sentís está mal"
"demasiado suceptible"
"te vas a volver loco"
"estás loco"
"No sabes ni podes amar"
"Vas a terminar suicidandote"
El tiempo pasó
y entonces pasó,
no supe amar[me],
no supe querer[te]
y al parecer jamás aprendería como.
Saborie el vertigo de la caida
dos veces
La primera: "Mis manos pesan, mis pieses pesan, todo de mi pesa"
La segunda me salvaste, un mal flash nos dijimos y a otra cosa mariposa
Creí demasiado en las personas que dijeron me ayudarian,
me ayudaron.
Creí demasiado en las pastillas, en las palabras y en los libros, en la filosofia, en la psicología, en las amigas y amigos que ya no están y dudo que hayan querido estar. Creí demasiado en los susurros de mi mente que aun susurran sin parar salvo esos días... ahh! esos días en que me siento tan tranquilo...(123). Creí en las exigencias racionalistas de como 8 psiquiatras y más de diez psicologas y psicologos. Creí en las bases de una educación mutiladora que mutilo mi humanidad pero jamás el brillo en mis ojos.

Hoy por hoy
hay un tira y afloje constante
trompecones que son algo mas que caidas
que duran algo mas que días
Avances que son multitudes
de distancias incalculables
infinitas para el corazón de un hombre
que jamás considero su valor.
Hoy por hoy
sólo escucho dos frases cada vez que hablo con ustedes
"Deja de sentir...tanto"
"Deja de pensar...tanto"
Y el eterno susurro
"No puedo"
"Matate, morir, basta"
Toda mi vida todos ustedes me dijeron siempre que yo
yo no deberia ser yo
y muchas veces les hice caso
y muchas otras no
pero en el fondo
solo hay contradiccion
una paradoja
y soledad.
No se porque siento lo que siento y menos aun porque pienso lo que pienso. Ahora, en este momento de mi vida, se exactamente todo lo que mi corazon anhela y al mismo tiempo no tengo idea alguna de la forma que tienen estos anhelos.
Solo me arrepiento de una sola de mis decisiones, pero si pudiera volver a elegir toda mi vida seria distinta. Ya no quiero tener cerca a la mayoria de ustedes
por favor
alejensen de mi urgente y silenciosamente.
Dejenme solo, solos como siempre hemos estado.
Lo que soy jamás estuvo mal
lo que soy jamás estuvo bien
lo que soy siquiera fue
¿lo que soy siquierea fue?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.