yito

Mi abuelo el soldado.

 

 

 

 

Hoy es abuelo el soldado

que un ayer en las Malvinas

por sentirlas argentinas

alzo en ellas mi bandera.

 

El no supo desde afuera

lo que fueron esos días,

a él  lo  siguen sombras frías

que aun yacen en las trincheras.

 

Tardaron las primaveras

en asomarse a su vida

las islas son una herida

en la sangre de sus venas.

 

Él se aférra a mis caricias

para aliviar su tristeza

y cuando entre llantos  reza,

yo le presto mi sonrisa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.