GuillermoO

En el camino

Es la madrugada.

Alrededor, mixtura de aires.

Tus ojos recuerdan viejos textos de sabiduría.

 

No recuerdo haber amado así.

 

Me acerco y sopla el viento

un arcano suave.

Mi voz queda rezagada frente a tu cuerpo

que está quieto

y espera.  

 

Afuera, los poseedores del dolor murmuran letanías.

Vagos milagros en toneles de vidrio

esperan la palidez que adquieren los enfermos a su muerte.

 

No recuerdo haber amado así.

 

Desnudo palabras atadas a tu cuello,

aquella que no dijiste;

cavo trincheras en mi cuerpo

y

brota una alianza entre el vértigo y tu nombre

cuando, solitario, te siento partir.

 

Ahora iré en busca de apóstoles

que den al corazón razones

de mi yo

deshabitado y sin anuncios.  

 

Camina corazón antiguo,

la belleza del sol ya es opaca,

y hay que atravesar aún el muro de peces

que saludan y se van. 

 

Guillermo C.

 

Direc.NAc. del Derecho de autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.