Norberto Molina Guerrero

MAR PROFUNDO

 

El ruido ensordecedor del ventilador irrumpe el silencio de la sala… sonido

acompañado por voces que susurran como instruyendo ha alguien acerca de sus

posiciones…-que doble la rodilla-…-que se acueste de tal manera-…cada quien en la

sala tiene posiciones diferentes… ¿y  yo?

 

Yo estoy acostado con un trapo frío en mi rodilla derecha, pues también recibí

instrucciones, como un murmullo que me decía –debo ponerte esto frío-…

 

Es una extraña sensación entre la alegría y la tristeza lo que allí se vive, dentro de aquel lugar mitad gimnasio-mitad hospital… es una combinación extraña.

 

En medio de aquel ambiente extraño… con personas extrañas… y todo extraño… mi corazón puede percibir la luz de tus ojos…

 

Entonces, en esa quietud, puedo sentir los latidos de mi corazón… las ilusiones afloran como las rosas en un jardín…

 

Son de esos pocos lugares y de esos pocos momentos en que hay serenidad del espíritu…

 

Donde mi corazón puede contemplar el brillo de tus ojos hermosos y encantadores…

 

Como un mar profundo.

 

Comentarios1

  • FHER77

    Mira esto: "Son de esos pocos lugares y de esos pocos momentos en que hay serenidad del espíritu…"

    es del tipo de sensaciones que causa al leer tu obra... serenidad en el alma, saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.