Erika Mendoza

VUELVE A LA FUENTE

Cuanto te sientas perdido,

Cuando no tengas a nadie en quien confiar,

Vuelve a la fuente.

 

Cuando tus pies estén cansados,

Cuando tu cuerpo sienta desfallecer,

Cuando sientas que ya no hay nada,

Vuelve a la fuente.

 

Cuando tu corazón se torne entristecido,

Cuando tu corazón se crea vacío,

Cuando todos se hallan ido y tan solo estés,

Vuelve a la fuente.

 

Cuando el dolor sea profundo y sientas que todo se derrumba,

Cuando creas que no hay ya nada que hacer,

Vuelve a la fuente.

 

Porque quien vuelve a la fuente sacia su sed,

Aclara su camino.

Quien vuelve a la fuente restaura sus fuerzas,

Torna su paso lozano.

Quien vuelve a la fuente, 

camina libre y erguido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.