María del Rocío

Mar en Calma

Mi libertad yo te ofrezco,

seas capitán o teniente.

Tu mundo no guiará más,  

el rumbo de mi velero

ni navegaras mi aguas.

A tu mando dirigiste 

la calma de mi corriente,

convertidas en tormentas

de empuje, tempestad, fuerza.

Mas, las tormentas aminoran.

Éste navío buscó calma

dentro de su mar profundo.

En caracolas  de versos,

en el abrazo del viento,

en los besos de la brisa,

en los cantos de sirenas,

que ofrecieron su amores

y calmaron mis tristezas.

Nubes grises y nostagia

la abrazaron;

fuertes tormentas azotaron.

Mas, mar sabio, benévolo 

supo secar tempestades.

El gaznar de la gaviota, 

 la calma de los mares,

trajo paz a éste navío 

que ahora navega en calma.

Aún, sin capitán en mando

para guiarle en siete mares.

 

 

Comentarios6

  • María del Rocío

    Gracias Aira muy amable.

  • Nancy Hernandez

    Precioso !!!

  • Kevin Barrios

    que hermoso , un abrazo desde chile!!!

  • hector cesar

    Navegar a la deriba no es bueno en los siete mares. ya allaras un tripulante que a buen puerto ,lleve tu nave,
    gracias por recorrer mi portal, un abrazo hector cesar

    • María del Rocío

      Muchas por recorrer el mío. Saludos

    • Fabio Robles

      Un bello poema luego de la tormenta viene la calma dice el dicho, lo escribes muy bien en tus versos, eres El Capitán de tu vida . Un gusto leerte, mi afectuoso saludo

    • J. Medina C.

      ¡Vuelve!,
      atrápame en tus brazos,
      qué yo contigo quiero navegar,
      no me des más ilusiones,
      qué me puedo marchitar.

      ¡Vuelve!,
      qué mi balsa está partiendo en medio de esta tempestad,
      dime que estarás conmigo,
      qué me amas de verdad.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.