BudaPanda

Ahora te recuerdo en cada cafe

Antidoto y veneno,

fuego y agua de lluvias contenidas,

viene y va el camino y se devuelve

en los recuerdos de aromas de cafe

y de sorbos de instantes

breves e infinitos.

Agua servida en los labios

gorriones que escapan de jaulas

furtivo recuerdo eterno.

Respiro.

Velas,

que oigan los santos

los rezos y ardores

y se cumpla el destino.

Aquelarre de absurdos temores

mortal herida de amores,

latir, inconcluso latido.

Nubes

arrastrando cielos

a otros cielos,

confuso instantes de tiempos

dando pasos atras

tiempo dejando de vagar…

Donde estas?

No hay ventana para asomar soledades

un aroma de cafe formando tu nombre

en el humo de los recuerdos,

almas que vuelan a otros cielos,

sin alas

surgen flores desde el fuego

eslabones y peldaños,

renacer de cenizas

de poemas,

fatuos fragmentos de versos

quemados en la hoguera

de mis ojos

cuando te recuerdo

tomando aquel cafe.

Apago la luz

y una cancion  estremece el instante

soles nocturnos en suave trasparencia y sin olor

brisa sutil que esparce la poesia

en las sombra de la soledad…

y un aroma de cafe rompe el misterio

y sumerjo las palabras que nunca escucharas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.