Alejandro Parra

Hermana mía

Hoy abrí un mundo
Y no dejes que se derrumbe 
Fuerte como ninguna 
En tu alegría reboza la esperanza 
Fruto de deleites y caricias 
Poderosa e inquebrantable 
Hermana mía no dejes que te aprisionen
Tal pájaro vuela lejos
Deja al viento el rumbo y las pasiones 
Deja todo y aliviánate 
Como si no hubiera un mañana 
A paso poderoso construyes tu propia vida
Porque tú eres tu propio Sol 
Tu propio universo de infinita poesía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.