Mallez

Al dormir

 

Es tarde ya, déjame arroparte.
Deja que mis labios estén en tu frente
y mi corazón viaje con todos mis deseos
hasta que pueda acariciarte.

Olvida que Saturno sea parte del embeleso
y en cada suspiro te recuerde
como la máxima cosa que más perdure
en todo mi universo.

No digas nada. Déjate llevar
y sea el tono por el que cantes
cuando tu alma me recuerde.

Mi amor, duerme ya.
Y deja que el mundo transite
mientras beso tu frente.

Que sea soberano el beso
que deposite en tu frente
y en mi corazón pueda recordarte.

 

                       M

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.