saydumela

La Soledad

 

  

Con el tiempo ya pasado
he podido darme cuenta
de esta cruda realidad;
que siempre me ha acompañado
y por siempre así lo hará.

 

Una dura realidad
que con el paso del tiempo
no ha podido conseguir
que esta vida en solitario
me colme en felicidad.

 

Soy el patrón de este barco
sin timón, ni timonel
que navega a la deriva
en este mar que es la vida
y nunca encuentra la orilla.

 

Un sentimiento profundo
quiero hoy decirle al mundo.
Que no quiero naufragar
que la vida estando sólo
es difícil de aceptar.

 

Que pasaré por el mundo
sin que nadie me recuerde
cómo una estrella fugaz,
dónde quién consiga verme
muy pronto me olvidará.

 

Que no tener compañía
es castigo sin igual
y que odio esta condena
aunque la culpa yo tenga
a vivir en soledad.

 

Hoy también me he dado cuenta
y lo tengo que aceptar
que de todos mis errores
que son seguro a millones
el peor fue el de esperar.

 

Esperar sin hacer nada
pensando que en mi camino
alguien me podría encontrar
y estando a gusto conmigo
me querría acompañar.

 

Aunque haya a quién le ocurra
no te debes confiar,
pues es cierto cuando dicen
que el tren de la vida pasa,
y pasa a gran velocidad.

 

Y no espera a que decidas
si en él te quieres montar,
y si al final no te subes
el camino se hará largo
y será duro de andar.

 

Tropezarás con mil piedras
que al suelo te tirarán
y al intentar levantarte
a tu lado no habrá nadie
que te ayude a levantar.

 

Los amigos son bastones
que encuentras en el camino,
que serán un gran apoyo
y cuando haya algún escollo
bien te podrán ayudar.

 

Pero no son ese brazo
que en un viaje tan largo
estará siempre a tu lado
tirando de ti con fuerza
cuándo ya no puedas más.

 

Al amor siempre he culpado
de mi eterna soledad.
Pero no puedo culparlo
de no enfrentarme a mis miedos
con fuerza y tenacidad.

 

Por ellos perdí la guerra
contra la cruel soledad.
La timidez si es extrema
es muy mala compañera
para ir a pelear.

 

Y aunque es triste y doloroso
ser tan tímido y miedoso,
me guste o resulte odioso
viviré siempre con ellos
pues parte de mí son ya.

 

Y postrado y abatido
si no cambia mi destino
será amargo recorrido
para un corazón herido
que vaga ciego y cohibido.

 

Que sueña con que algún día
encuentre en su travesía
otro corazón perdido
que comparta el recorrido
hasta el final del camino.

 

Sólo espero que eso ocurra
aunque sea por fortuna.
Y si no se diese el caso
sentiría que mi vida
ha sido un total fracaso.

 

Por eso quiero decirte
si te sientes olvidado
que debes de ser valiente
enfrentándote a tus miedos
y dejándolos a un lado.

 

Por que sólo hay una vida
que pronto se habrá acabado.
Y solamente es en ella
dónde sabrás que se siente
al estar enamorado.

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.