FrankCostello

Llamadas lejanas en habitaciones vacías

marcaron los números pasados cierto tiempo
esperaron un aló del otro lado del mundo
los ejecutivos querían romper el molde
apuntar lo mas alto posible
como sus padres y hermanos de sus
hermanos...
las revistas económicas no advertían algo
toque invisible de La Mano Suprema
el norte , hacia donde estaba el norte?
si ya todo parecía fatuo
las palabras perdían peso y
coherencia
los teléfonos seguían sonando
y en los corazones de la gente
se acurrucaba un miedo,
oculto en lo mas profundo
de sus almas
el futuro incierto
miedo a lo que vendrá...
temor a lo impredescible
del destino
un día , el menos pensado
 alguien levanto el teléfono
y empezó la revolución
de los mil días
solares



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.