emiliodom

ENCUENTRO

  Nos conocimos en primavera, lo recuerdo muy bien. Era una tarde de sol templado y fino... Intimamos sin gran esfuerzo, con sensatez y sinceridad. Desde ese preciso momento, fuiste para mi, enredadera. Me diste el rosado de tus mejillas, yo, te ofrecí la sal de mi salina... Navegamos juntos sin bandera, por ese mar de la dicha y la espina. Y siguiendo por nuestro camino, acordamos no hacer caso alguno, a los comentarios salidos de la boca algo torpe de la gente, para convertirnos, en amor de un mismo puente, paseado sin remilgo alguno.

Comentarios1

  • AZULNOCHE

    Un encuentro de amor haciendo oídos sordos a las habladurías de la gente.
    Un abrazo

    • emiliodom

      Así es, entiendo que en ocasiones hay que proceder de ese modo para llegar a buen puerto
      Un abrazo amiga



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.