Santiago Miranda

Solo se es hombre o mujer

 

déjame explicar o hacer
inteligible la estupidez
dicha por mí un poco antes

 


I

 

Si tu sentir quisiera
parecerse al que se despliega
a través de mí en la frontera
de género y entretejida tela
de mi hombría entredicha

       Mujer la sábana te envolvería
       arrastrándote hasta el fondo
       del abismo que se ha convertido
       en nuestra losa y lecho. ¿quién 
       ya no sería tan duro como la piedra?
       ¿quién ya no sería la seda que me envuelve
       de la mortaja en la que -de noche- feliz renazco?

 

II

 

Si tu figura quisiera
mostrarse desnuda, ser luna
la misma partida estrella
y yo un negro espacio entre
el objeto y lo nombrado

 

           Ya no habría mas que un sujeto
           poblando todos los espacios
           un marco un rastro un continente
           que se reconoce a sí a través de sí
           como un fluido espejo continuo
           ya no habrían más sorpresas

 

III

 

Hablar así es moverse
entre la oscuridad
que no solo colinda
sino también habita
la misma oscuridad en sí

 

       Por eso me reconozco como oscuro
       por eso en tu luz prosigo mi camino
       por eso te reconoces como oscura
       por eso en mí luz prosigues tu camino

 

IV

 

Amor, el habitarse simultaneo
amor, el salto y la caída
amor, que en este amor confiamos
amor, ya sin temor de una caída

   Amor, ya hubimos sido unos extraños
   amor, aún mientras quede algún misterio
   amor, las preguntas fundamentales esperan
   amor, son las que jamás debemos cuestionarnos


V

 

Que le diría la luz
si la oscuridad le dijera:
no solo ambos existimos
sino multitudes de iluminaciones
y penumbras momentáneas

        Que le respondería la noche
        si el día le inquiriera:
        no existimos ambos sino
        ambos somos un continuo

 

VI

 

Ya nadie confiaría en percepciones
todo se desataría como ambiguo
para qué esta mirada, para
qué estas manos de cariño
ya nadie confiría


                     Por eso te digo, ambos somos
                     distintos desde el punto
                     en que decidimos ser
                     aquello distinto
                     el calor o el
                     frío, el complemento
                     -lógicamente necesario-
                     de ambos ya equilibrados
                     lo que buscamos o necesitamos
                     porque nos encontramos tan dispersos
                     como uno en la infinitud de multitudes tan cercanos

 


VII

 

El sur le pregunta al norte
¿polo sagrado por qué no te
puedo tocar los pies amados
por qué no puedo ser desierto
por qué tú brillas y yo
en tu mirada enceguezco?

 

         Para que haya cielo, me dices
         debe haber una tierra sosteniendo:
         Uno de nosotros debe estar arriba
         el otro abajo espera, sonriendo, no
         podemos estar al mismo tiempo, en el
         mismo lugar y no podemos estar los dos
         dando y recibiendo y no podemos, amor
         callar y hablar al mismo tiempo atropellado

 

VIII

 

Que aburrido amor, sería
si fuéramos el mismo marco
estoy convencido te digo
que somos dos formas complejas
y complementarias dos perspectivas
rodeando de otra manera, el mismo asunto

           Por eso me atraes en tu oleaje
           el subir y el bajar de un vestido
           no solo eso es el eco de mi palabra
           reposando en tu pecho antes del sueño
           por eso te encandilo en mi vahída marea
           y te invito a recorrer los pasajes desconocidos
           haces lo mismo conmigo en tu paradisíaco hospedaje

 

IX

 

Y no me refiero a la forma
de un cuerpo idéntico
a su diferencia
Y no me refiero a la idea
a la norma del pensamiento

 

               Es una apropiación, es un acto
               es un sentir más tenue o duro
               es una condición aprendida
               en cientos o miles de años
               es una bella fuente de energía
               es un amor pegado a la historia
               es la apreciación de la diferencia

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Hola Santiago, tu forma de escribir me seduce, pero no solo la forma, su contenido me abruma, tienes muchisimo talento, y una extraordinaria personalidad , felicitaciones.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.