opiatil

Inner Sanctum

Es refugio vedado a los cobardes,

húmedo y, a la vez, acogedor,

donde mueres un poco, sin dolor;

donde no te consumes, pero ardes.

 

Allí no valen nada los alardes

de omnipotencia fálica, y mejor

será si no te adentras con temor;

y en salir no te afanes -ni te tardes -.

 

No a cualquiera se abre su dulzura

envuelta en suaves pliegues; solo a un loco,

feliz de abandonarse a su locura.

 

Mi saber sobre el tema es más bien poco,

pero si accedo al sitio, con ternura,

sentiré que, sin duda, el cielo toco.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.