Enrique arreola

Ruego a una pared blanca

Quizá mi alma

se transmuta en viento después de tu partida , no hay razón ni motivo sin tu sonrisa sin tu cuerpo

mi mente necesita de ti

de toda tu , de el amor que tú me dabas 

como explicarte que me siento un anima qué pena por las calles de esta ciudad vacía y gris

olvidemos el pasado amor y regresa a mis brazos . Todo será mejor  

y las heridas sanaran por cada pena mil sonrisas mil te amos . Mi vida se va al abismo ,mi corazón late lento y se aferra en cada latido a tu recuerdo 

no seas cruel mi niña hermosa mi gorda preciosa mi amazona 

vuelve que te estoy aguardando con gran ilusión .

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.