ADANS BECMAN

TANTO VA EL CÁNTARO A LA FUENTE...

De tanto usar el corazón

con el tiempo se rompe

y caen los trozos al suelo

entre lágrimas, la vida

es un espejo donde

nos miramos a diario

¡ Y que vemos ?

que nos estamos marchitando

como la cebada y el centeno

cuando no llueve

poco a poco, se vá secando

y solo quedán, trozos en el suelo

a diario se vé, no son pocos

los que se van, los que quedan

esperan el turno, hay que sacar

cita previa, para que no se cuele nadie...

Ay, de los sueños y las risas

¿ Pues donde quedaron ?

un barco, roto el timón

se acá para allá, mecido a capricho

por la inmensa tempestad

en un mar enbravecído...

De tanto usar el corazón

tanto va el cántaro a la fuente

que antes o después, se rompe...

Y los pedazos caen al suelo

y las lágrimas de desconsuelo

tambíen...

 

 

 

Comentarios2

  • soki

    Triste pero tienes razon. El cantaro mas tarde o mas temprano se rompe pero algunas veces queda como nuevo y vuelve amar.
    Abrazos, Soki

    • ADANS BECMAN

      Gracias, soki, es verdad que a veces queda como nuevo, si no siempre queda como última solución un trasplante Un abrazo.

    • Bernardo Arzate Benítez

      Todo es semejante al cántaro que mencionas,estimado poeta, lo mismo lo es para el árbol,como para los animalitos, lo que nos diferencía,es que la conciencia de saber...que
      "Tanto va el cántaro(...)
      Saludos.

      • ADANS BECMAN

        Muchas gracias, Bernardo. es verdad, los seres humanos lo sabemos...a diferencia de los demás seres vivos..Pero hay que seguir yendo a la fuente...Saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.