Angel David Quijije

La Bella Tarde



Después de una dura llovizna

la tarde puede ser dos:

La bella tarde que cobija,

que nos acerca, y nos une a los dos

o...

La solitaria tarde que enfría

duramente mi dolido corazón.

 

Hoy en la tarde ha llovido

y no ha sido ninguna de las dos.

No ha sido la primera,

porque simplemente me has ausentado.

No ha sido la segunda

porque, aunque no estabas a mi lado,

mi alma en busca de su amada...

Me obligó a dormir; y a soñar.

y en ese sueño, te ví.

Tan real, tan presente que parecías,

que yo no quería despertar.

 

Pero el tiempo venció al sueño

y al igual que mi sueño, la lluvia había cesado,

y el sol apareció en occidente

muriendo entre la cordillera

muriendo sin prisas

muriendo como mi alma,

mi alma sin su amada.

Que sin importar mi sueño

se sigue sintiendo su falta.

 

La esperanza que guardo celoso en mi pecho

me dice que no desista de tu amor,

la misma me dice que algún día,

será la bella tarde que cobija,

que nos acerca y nos une a los dos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.