José Moscoso Vega

El barrendero.

 

 

Un barrendero miré, con carretillo y sombrero,

con su rastrillo y su pala, debajo de un aguacero.

 

El se gana su salario, en las calles recogiendo,

desechos que otros lanzan, esos que van destruyendo.

 

Un barrendero trabaja, recogiendo la basura,

pone esfuerzo y actitud, y a otros le falta cultura.

 

Ya la lluvia acrecentó, los caños se están llenando,

y la corriente a los ríos, la basura se va llevando.

 

El barrendero en una esquina, mira nadar los desechos,

que luego a los mismos mares, entre ríos se encamina.

 

El entiende lo que pasa, pero poco puede hacer,

solo esperar que la gente, modifique su proceder.

 

Ya la lluvia va cesando, el barrendero suspira,

al mirar nueva basura, que un ser inconsciente tira.

 

No soporta el barrendero, lágrimas sus ojos inundan,

están convirtiendo al planeta, en un triste basurero.

 

Toma pala y rastrillo, se acomoda su sombrero,

y nostálgico se marcha, con su amigo el carretillo.

 

 

J.Moscoso.

Derechos de autor reservados.

José Antonio Moscoso Vega.

Corredores, Puntarenas, Costa Rica.

01 de Julio 2014.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.