Glomo

Entre pequeños y mayores

                   No desesperes, aún queda tiempo,

                   viajes, tiritas y pañales,

                   organización, desilusión y caidas

                   aún queda mucho por brindar.

 

                   Si los hijos nos traen alegrias y

                   los padres memoria, nosotros 

                   traemos la ternura necesaria 

                   para darle sentido a la tristeza, al ahogo. 

 

                   No hay nada peor que un ahogo sin

                   atender, es ansiedad, es cazar sin

                   colmillos, sin uñas, es tener hijos 

                   como quien tiene mascotas. 

                   

                   Hay quien prefiere pelar una cebolla

                   a la tristeza y habemos quienes

                   escalamos los mares o nadamos montañas,

                   para espanzurrar la soberbia en caida libre.

 

                   El carisma me da risa y el semblante, miedo,

                   los niños son los sabios porque no saben y

                   los ancianos se acercan a ellos para contagiarse

                   de algo, sin preguntarse por qué hacerlo.

 

                  Entre los niños y los mayores, estamos     

                  los adultos, una especie desconocida 

                  que genera desconcierto...

                  dejemos volar en globo nuestras cabezas

                  y saquemos el corazón por la ventanilla,

                  aireando del todo, los sentimientos. 

                   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.